A veces cuento historias y otras soy la inefable vorágine del mar que habita en mis ojos

Estoy casada. 

Con la vida.

Hasta que la muerte nos separe.

Escribo, porque es de la única manera que puedo pintar.

La verdadera historia del cambista y su mujer

Una historia inspirada en el cuadro El cambista y su mujer de Quentin Massys, antes de poder contemplarlo en la segunda planta, en el Louvre, en París. El día que retrataron a papá y a mamá recuerdo mi abstracción con el trajín del brazo del pintor, una coreografía...

leer más

De la vida y otros demonios

Nací viendo la vida de una manera peculiar y aunque, por ignorancia o costumbre, me empujaban a formar parte de una normalidad, mi naturaleza salía a flote creando una distorsión a mi alrededor. Pero claro, las circunstancias, empeñadas en que encajase, hicieron de mí...

leer más

El farero de la isla de Santa Clara. Capítulo 2

Los mayas construían monumentos que iluminaban por dentro para señalar dónde era arriesgado o posible desembarcar. Los celtas encendían fogatas para enviar mensajes a lo largo de la costa. Pero fueron los griegos quienes dieron el nombre a los faros: fuego que señala...

leer más

13 + 15 =

Si no estoy por aquí, puede que esté aparentando ser sociable en alguna red.