Seleccionar página

                     Escribo, porque es de la única manera que puedo pintar.

                            Escribo historias, de las que estamos llenos, lo que somos.

                            Somos libros esperando a que nos lean.

Huir

Adriana a menudo se sentía como si fuera la primera vez que la soltaran de la mano y la dejaran expuesta a la vida, indefensa. Cuando esto sucedía, se quedaba parada en la calle sumisa a su cuerpo mudo pendiente de los ojos amenazantes de alrededor. Volvía a casa, con...

A un desconocido que necesita compañía

Hola, tu privilegio de hoy es que sabrás cómo me llamo, pero yo no sabré tu nombre, sólo sé por lo que estás pasando, o al menos me puedo hacer una idea, una pequeña idea. Me llamo Carolina Itsaso. Itsasoa en Euskera significa “el mar”, que es lo que he venido a...

El silencio de su voz

"Se había acostumbrado al silencio de su voz y le dolía soltarla para hablar" Limpiaba casas por dinero. Era un trabajo cómodo, sólo tenía que hacer y dejar su pensamiento libre vagar por el almacén de recuerdos. Este solía entretenerse algunos días, dando vueltas al...

Viento

Al despertar el sol, veo a los marineros alejarse hasta alcanzar el horizonte para sus puestos de vigía. Rostros envejecidos con determinación que aguardan por si necios o malvados viniesen a romper la calma de la isla. Sólo dejan pasar el viento, dicen que arrastra...

Lo cotidiano

Mi abuela me enseñó a cascar los huevos cocidos. Un golpecito arriba, otro abajo, a los lados y rodarlos debajo de la palma de la mano, suave, por la encimera. Entonces, la cáscara queda como un mosaico, y a veces sale entera, otras se lleva algo de clara cuajada con...

Barcelona

El templo de Augusto nos esperaba, pero cuando por fin alcanzamos la puerta abrigada por un laberinto de calles góticas, estaba cerrado. Ya volveremos.

Futuro demencial

Son los mismos ojos sonrientes acorralados por líneas irregulares los que excavan en las profundidades de mi pasado y desentierran mi calidez jovial.

Norte. Oeste

Hacia él. Siempre hacia el Norte. En el norte de la isla. En el norte del oeste extremo. Despistarme en los atardeceres del Oeste. Pintar oestes de playas perdidas.

El piso vacío

El olor a especias al entrar en casa despertaba tu recuerdo y me embriagaba el alma de añoranza pero también de alegría. Seguías aquí. Parte de ti, parte de mí contigo.