A veces cuento historias y otras soy la inefable vorágine del mar que habita en mis ojos

Estoy casada. 

Con la vida.

Hasta que la muerte nos separe.

Escribo, porque es de la única manera que puedo pintar.

El piso vacío

El olor a especias al entrar en casa despertaba tu recuerdo y me embriagaba el alma de añoranza pero también de alegría. Seguías aquí. Parte de ti, parte de mí contigo.

leer más

De tú a tú conmigo

Salté dentro del espejo para poder hablar de tú a tú conmigo, sin cristal de por medio. Una vez dentro sólo estaba yo, desde otra perspectiva.

leer más

Así después, el otoño.

Desde hacía unos días el otoño se había convertido en mi estación. La primavera como telonera del verano siempre me había despertado ternura…

leer más

3 + 9 =

Si no estoy por aquí, puede que esté aparentando ser sociable en alguna red.