Aún con la resaca de esta primera Velada Literaria, una resaca dulce repleta de aromas isleños, del viento que recoge todos los puntos cardinales, de las corrientes del Cantábrico, Mediterráneo y Atlántico. Un coctel literario diverso y enriquecedor. Un paseo por fragmentos de historias, de las vuestras. Gracias por compartirlas.

Ilustración de Maja Lindberg

Un homenaje al amor incondicional de los animales. Fuimos gatos perseverantes, pingüinos resilientes, que no bobos, conquistamos el mar siendo ballenas repletas de sueños que se atreven por fin a liberarlos, siendo delfines tiernos y  paternales, elegantes medusas, tímidas tortugas, libres gaviotas que se niegan a elegir entre agua, tierra o aire, y en el aire colibríes cantarines, loros maestros, ojos de águila; y en la tierra, coyotes solitarios, ardillas rebeldes sopesando las consecuencias de ir contracorriente, burros tozudos, nombre injusto para quien hace brillar su inteligencia…

Fuimos perros fieles, fuimos animales mitológicos, el cuerno de un unicornio. Y todos con una curiosidad insaciable, ávidos de conocimiento, de lo que nos rodea, de descubrir-nos.

Viajamos por el arte del vino, de la pluma y la correspondencia, del bienestar de los Okinawenses, de la delicia de la música, el cine, otras artes: las marciales.

Reflexionamos sobre el poder curativo de la escritura, su poder creativo y fuimos poderosos dejándonos embaucar por ella.

Marcamos en un mapa librerías, dejamos espacio en nuestros estantes para nuevas lecturas. Rememoramos grandes autores: Virginia Woolf, Unamuno, Delibes, Ignacio de Aldecoa…

Fuimos trovadores, figuras literarias, un oxímoron en toda regla: anónimos conocidos, soledades ruidosas. Fuimos verdaderos escritores.

Y gracias a que fuimos, fue. Fue una velada realmente espléndida.

4 sesiones, aprendizajes innumerables

Ilustración de Maja Lindberg

En esta primera Velada Literaria, dividida en 4 sesiones de hora y media cada una, se propuso un ejercicio de escritura creativa y emocional: “Quién soy yo”. Un homenaje al Día Mundial de los animales, celebrado el pasado 4 de octubre. El ejercicio tenía varios objetivos, entre ellos, conocernos y auto conocernos a través del animal elegido.

Aquí algunas lecturas que sirvieron de inspiración para el ejercicio, donde los animales son los protagonistas:

Los ejercicios presentados se desarrollaron con éxito. Valientes cuyo texto creativo era el primero, valientes que decidieron ir más allá de la sugerencia, valientes que sorprendieron con giros inesperados, valientes que escribieron y vencieron la incomodidad de hablar en público, de exponer su historia. Mi más sincera enhorabuena a todos.

Hablamos sobre escritura creativa y emocional (también llamada terapéutica), y sus particulares técnicas de mapa o de brújula. Os dejo links a dos artículos sobre escritura emocional: El poder de la escritura emocional y Ejercicios para empezar con la escritura emocional.

Tratamos temas sociales, reflexionamos sobre la cultura, descubrimos autores y recomendamos lecturas. Os dejo la lista de libros que se mencionaron y otros que me parece interesante destacar:

En la próxima Velada Literaria realizaremos una actividad libre sobre el otoño. Si quieres participar y aún no te has inscrito, hazlo aquí.

Si quieres compartir tu afición literaria con otros apasionados como tú, únete al grupo de Facebook de las Veladas Literarias.

Nos vemos pronto.

Carolina Itsaso